23 abril, 2012

RECUERDOS DE CINE 2012

Podría ponerme al día con los estrenos de estas últimas semanas, pero voy a hacer algo mejor. Estamos todavía en el mes de abril y ya he visto unas cuantas buenas películas, así que me apresuro a hacer un breve repaso de lo visto hasta ahora antes de que se me acumule el trabajo. Vamos con la primera entrega.



LOS DESCENDIENTES (Alexander Payne)
Ya hablé de ella en el especial de los Oscar. A mí no me parece un peliculón, pero es una película que ha maravillado a mucha gente. No sé, lo mejor es que lean una defensa a ultranza y una crítica que, para mí, la pone en su lugar. Decidid vosotros.



PROMOCIÓN FANTASMA (Javier Ruiz Caldera)
Sin llegar a ser una gran película, tiene varias cosas que la hacen simpática. Para empezar, una convicción y una honestidad tanto en el grupo de actores como en la dirección que es muy rara de ver en este tipo de cine comercial a la española. Por otro lado, están los referentes ochenteros (digamos que es a El Club De Los Cinco de John Hughes lo que Blackthorn a Dos Hombres Y Un Destino), que la convierten en un producto generacional alejado de esa molesta tendencia mainstream a hacer productos dirigidos a toda la familia. Es verdad que tiene algún que otro altibajo y algún que otro momento de bochorno, pero en conjunto es una película que hará sonreír a los que, como yo, andan cerca de la cuarentena o la superan por poco. Si, además, la dirección artística corre a cargo del amiguete Javier Alvariño, pues mejor que mejor. Pero para que vean que el amiguismo no me nubla el juicio, aquí enlazo con una crítica muy positiva de Jonás Trueba y aquí con otra de Jordi Costa. 



WAR HORSE (Steven Spielberg)
También hablé detalladamente de ella en el Especial Oscar. A pesar de varios destellos de genio en la puesta en escena sigo creyendo que no es una película del todo lograda, aunque tampoco la incluiría entre las peores de su director.



LUCES ROJAS (Rodrigo Cortés)
Recomiendo a los que no hayan visto la película que no lean lo que sigue, aunque no entro en detalles del argumento. Soy el primero en defender un cierto tipo de películas que muchos consideran tramposas. Con sus sorprendentes giros finales más que engañar al espectador lo que pretenden es que éste se replantee todo lo visto con anterioridad desde un nuevo punto de vista. Me estoy refiriendo a películas como The Prestige, Memento, El Sexto Sentido o El Protegido, donde el final era coherente con el discurso defendido por sus creadores previamente (en el caso de Christopher Nolan, el engaño y su relación con el relato cinematográfico han estado presentes en su obra desde su primera película, la amateur Following, con lo cual se puede hablar de una coherencia autoral que no ha abandonado ni siquiera al pasarse al cine de gran presupuesto, véase Origen), pero el final de Luces Rojas sí contradice la esencia de lo relatado previamente, con lo cual no consigue que nos replanteemos la película, sino que ésta se nos caiga por completo. No se trata de creer o no creer en lo sobrenatural, es solo una película, sino de engañar al espectador con malas artes, igual que hacen los espiritistas a los que tanto se critica en el film. Aún así, se trata de una película muy interesante, ya que consigue que nos planteemos todas estas cuestiones y que dudemos de nuestra propia capacidad de percepción, que es lo que en el fondo busca su director. En el reparto brilla con luz propia Sigourney Weaver en un papel hecho a su medida y un Cillian Murphy que mantiene la ambigüedad necesaria a lo largo de todo el metraje. Robert de Niro se limita a cumplir como presencia mítica e inquietante.



LOS IDUS DE MARZO (George Clooney)
Como ya conté aquí, a mí me decepcionó, pero también ha recibido críticas tan positivas y tan bien razonadas como ésta.



CUMBRES BORRASCOSAS (Andrea Arnold)
El cine de esta directora que se dio a conocer internacionalmente con Fish Tank adolece del "Síndrome Greengrass": operadores de cámara con el baile de San Vito, planos demasiado cerrados y demasiado breves, pésima iluminación. Creo que todo recurso cinematográfico resulta válido, si se utiliza en su justa medida, pero, si se abusa de él, acaba perdiendo eficacia. En principio, la idea de evitar el academicismo que es norma en las adaptaciones de novelas clásicas, no está nada mal. La rudeza propia de un drama social contemporáneo le sienta muy bien a la historia, pero la directora parece no ser capaz de ir más allá de ese buen planteamiento inicial y se dedica a subrayar burdamente la aspereza del medio en el que se mueven los protagonistas y el contacto de estos con la naturaleza, hasta el punto de llegar a repetir las mismas escenas en forma de flashbacks. Una cosa es querer provocar una sensación de dureza a través de la puesta en escena y otra muy distinta que haya momentos en las que no se vea absolutamente nada de lo mal rodadas que están. Sí, ya sé que todo es intencionado, pero ese nivel de intencionado amateurismo en determinados momentos produce más gracia que desasosiego. Acabamos de descubrir un nuevo subgénero: la mugre-movie de época.



REDENCIÓN (Paddy Considine)
Aquí tenemos, sin embargo, una demostración de que se puede hacer cine social con una gran carga de dureza sin recurrir al estilo documental que antes mencionaba. A pesar de lo tremenda que resulta esta historia, se puede hablar de una cierta elegancia de la puesta en escena conseguida a través de un buen uso de la elipsis y del fuera de campo. Se tiene la sensación de estar viendo un western, aunque los personajes se mueven por escenarios suburbiales contemporáneos. Esto tiene mucho que ver también con la temática que se maneja: perdón, venganza, redención (por cierto, el título español es demasiado obvio, resulta mucho más sugestivo el título original, Tyrannosaur, tras el que se esconde un inesperado homenaje a Spielberg). Como resultado final tenemos una película atractiva y emocionante con un actorazo como Peter Mullan bordando el papel de un tipo que ha de resultar temible o entrañable según el momento y una gran revelación, Olivia Colman, una actriz al parecer proveniente de la comedia que está admirable insuflando naturalidad a un personaje extremadamente dramático. No quiero ni imaginar lo que una actriz americana a la caza del Oscar podría haber hecho con el mismo papel. Especulemos: Meryl Strepp, quizá Glenn Close, hasta puede que la acomplejada por ser tan guapa Charlize Theron. Escalofríos.

Otro día volveré con Millenium, Moneyball, The French Kissers, Shame, Declaración de Guerra, La Invención de Hugo, Chronicle, Take Shelter.....

5 comentarios:

León dijo...

Pues a mi "Los descendientes" me gustó aunque me toca bastanta a nivel profesional. "Los idus..." me pareció correcta, aunque bastante predecible, y "Caballo de batalla" me pareció, que, a pesar de sus fallos era una pelicula muy interesante. Sobre el resto no me puedo pronunciar. Aunque ansio saber que te pareció "Hugo", que a mí es lo mejor que me ha pasado este año en el cine...
Un saludo

Licantropunk dijo...

Se me escapó "Tyrannosaur" de la cartelera y me quedé con las ganas de verla. Pero ya la veré, sin duda, porque además tu crónica empuja a ello.
Saludos.

La gata con gafas dijo...

Te hemos otorgado el Liebster award. Esperamos que te haga ilusión y sigas la bola si quieres

DECKARD dijo...

Oye, pues muchas gracias, claro que me hace ilusión. Lo que siento es no haber estado más pendiente del blog últimamente, pero me pondré con las recomendaciones de blogs, claro que sí.

Javi dijo...

Deckard, vuelva!!! cuanto esta ud. tardando, cuanto le place a ud. hacer padecer a sus fans.
Hace falta luz y buen criterio entre tanta producción, y siempre es además muy divertido, reconfortante y estimulante leerle...